El entorno de Peñalara, es un espacio incomparable, cuyo principal objetivo consiste en lograr compatibilizar la conservación de los frágiles ecosistemas de la alta montaña del Guadarrama con el uso y el disfrute de todos.

Sus valores naturales y su carácter alpino le hicieron merecedor en 1930 de la figura de protección “Sitio Natural de Interés Nacional”. En 1990 se reclasificó, pasando a ser el Parque Natural de la Cumbre, Circo y Lagunas de Peñalara.

Del macizo de Peñalara destaca su interesante geomorfología glaciar. El pico Peñalara (2.429m.) se impone sobre las huellas labradas por los hielos glaciares que, hace unos 18.000 años, cubrían esta zona con un manto de hasta 300 metros de espesor. La posterior retirada de los hielos dejó a la vista un modelado glaciar bien conservado, único en la Comunidad de Madrid.

La diferencia de altitud y el complejo relieve han propiciado hábitats de gran singularidad por su rareza y por ser más propios de zonas norteñas.

En el Parque Natural encontraremos pinares de pino silvestre, piornales, enebrales y pastizales de cumbre. Estos grandes conjuntos vegetales se ven salpicados aquí y allá por roquedos, canchales, turberas, charcas, lagunas, etc., que no siempre siguen un patrón de distribución dependiente de la altitud.

La presencia de una gran diversidad en un territorio relativamente pequeño como éste confiere enorme belleza al macizo, donde los contrastes enriquecen el paisaje.

El Patrimonio biológico del macizo de Peñalara está formado por un elevado número de especies, muchas de ellas raras, endémicas o en peligro de extinción, que tienen aquí su último refugio.

En el Parque Natural se encuentran más de 200 especies de líquenes y 340 especies de plantas, de las que 130 son especies muy singulares por su rareza, por ser endémicas o por su grado de amenaza. De ellas, medio centenar tienen poblaciones muy reducidas que requieren máxima protección.

Peñalara, con diez especies de anfibios, es además, una de las zonas europeas de montaña más importantes en cuanto a este tipo de fauna.

También se encuentran destacadas poblaciones de aves, contabilizándose 97 especies, 79 de ellas protegidas. Entre las de mayor interés destacan las aves norteñas como el acentor alpino y las grandes rapaces. El buitre negro, una de las especies más amenazadas, posee en estas montañas una importante colonia, la séptima del mundo.

El Parque también es refugio de gran número de especies de invertebrados: pequeños crustáceos e insectos que habitan las charcas y lagunas y bellas mariposas que pueblan bosques y praderas.

El Parque ofrece a los visitantes que no constituyan grupo, la posibilidad del paseo y la contemplación por diversos senderos establecidos. Para grupos de visitantes es preciso obtener cita previa. En ambos casos es importante conocer las normas que se recogen en la Casa del Parque “Los Cotos”. El Parque es un rincón especial que necesita de la protección de todos, para evitar la pérdida de sus riquezas.

En el año 2013, esta zona fue declarada Parque Nacional, siendo Rascafría el municipio de más hectáreas aporta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies